GRACIAS DIOS

HOY ES UN DÍA ESPECIAL EN MI VIDA. DOY GRACIAS A DIOS POR AYUDARME UNA VEZ MAS A ALCANZAR UN ESCALÓN MAS EN MI CAMINAR CON JESÚS. ES MI GRADUACIÓN DE CAPELLANÍA FEDERAL A EL TODA LA GLORIA, TODA LA HONRA Y TODO EL HONOR. AMEN

Gracias, Señor Gracias, Señor, por la paz, la alegría y por la unión que los hombres, mis hermanos, me han brindado, por esos ojos que con ternura y comprensión me miraron, por esa mano oportuna que me levantó. Gracias, Señor, por esos labios cuyas palabras y sonrisas me alentaron, por esos oídos que me escucharon, por ese corazón de amistad, cariño y amor que me dieron. Gracias, Señor, por el éxito que me estimuló, por la salud que me sostuvo, por la comodidad y diversión que me descansaron. Gracias, Señor, … me cuesta trabajo decírtelo, … por la enfermedad, por el fracaso, por la desilusión, por el insulto y engaño, la injusticia y soledad por el fallecimiento del ser querido. Tú lo sabes, Señor cuán difícil es fue aceptarlo; quizá estuve a punto de la desesperación, pero ahora me doy cuenta de que todo esto me acerco más a Ti. ¡Tú sabes lo que hiciste! Gracias, Señor, sobre todo por la fe que me has dado en Tí y en los hombres; por esa fe que se tambaleó, pero que Tú nunca dejaste de fortalecer, cuando tantas veces encorvado bajo el peso del desánimo, me hizo caminar en el sendero de la verdad, a pesar de la oscuridad. Gracias, Señor, por el perdón que tantas veces debería haberte pedido, pero que por negligencia y orgullo he callado. Gracias, Señor, por perdonar mis omisiones, descuidos y olvidos, mi orgullo y vanidad, mi necesidad y caprichos, mi silencio y mi excesiva locuacidad. Gracias, Señor, por dispensar los prejuicios a mis hermanos, mi falta de alegría y entusiasmo, mi falta de fe y confianza en Ti, mi cobardía y mi temor en mi compromiso. Gracias, Señor, porque me han perdonado y yo no he sabido perdonar con la misma generosidad. Gracias, Señor, por indultar mi hipocresía y doblez, por esa apariencia que con tanto esmero cuido, pero que sé en el fondo no es más que engaño a mí mismo. Gracias, Señor, por disculpar esos labios que no sonrieron, por esa palabra que callé y esas manos que no tendí y esa mirada que desvié, esos oídos que no presté, esa verdad que omití y ese corazón que no amé. Gracias, Señor, por esa protección con que siempre me has preferido y te suplico muy encarecidamente por tu amor, disculpes mi silencio y cobardía. Gracias, Señor, por todos lo que no te dan gracias, por los que no imploran de tu ayuda y por los que no te piden perdón, no abandones las obras de tus manos, y que llenes mi vida de esperanza y generosidad. Sr. Hágase tu voluntad y no la mía.

"HOY ES UN DÍA ESPECIAL EN MI VIDA. DOY GRACIAS A DIOS POR AYUDARME UNA VEZ MAS A ALCANZAR UN  ESCALÓN MAS EN MI CAMINAR CON JESÚS. ES MI GRADUACIÓN DE CAPELLANÍA FEDERAL A EL TODA LA GLORIA, TODA LA HONRA Y TODO EL HONOR. AMEN

Gracias, Señor Gracias, Señor, por la paz, la alegría y por la unión que los hombres, mis hermanos, me han brindado, por esos ojos que con ternura y comprensión me miraron, por esa mano oportuna que me levantó. Gracias, Señor, por esos labios cuyas palabras y sonrisas me alentaron, por esos oídos que me escucharon, por ese corazón de amistad, cariño y amor que me dieron. Gracias, Señor, por el éxito que me estimuló, por la salud que me sostuvo, por la comodidad y diversión que me descansaron. Gracias, Señor, … me cuesta trabajo decírtelo, … por la enfermedad, por el fracaso, por la desilusión, por el insulto y engaño, la injusticia y soledad por el fallecimiento del ser querido. Tú lo sabes, Señor cuán difícil es fue aceptarlo; quizá estuve a punto de la desesperación, pero ahora me doy cuenta de que todo esto me acerco más a Ti. ¡Tú sabes lo que hiciste! Gracias, Señor, sobre todo por la fe que me has dado en Tí y en los hombres; por esa fe que se tambaleó, pero que Tú nunca dejaste de fortalecer, cuando tantas veces encorvado bajo el peso del desánimo, me hizo caminar en el sendero de la verdad, a pesar de la oscuridad. Gracias, Señor, por el perdón que tantas veces debería haberte pedido, pero que por negligencia y orgullo he callado. Gracias, Señor, por perdonar mis omisiones, descuidos y olvidos, mi orgullo y vanidad, mi necesidad y caprichos, mi silencio y mi excesiva locuacidad. Gracias, Señor, por dispensar los prejuicios a mis hermanos, mi falta de alegría y entusiasmo, mi falta de fe y confianza en Ti, mi cobardía y mi temor en mi compromiso. Gracias, Señor, porque me han perdonado y yo no he sabido perdonar con la misma generosidad. Gracias, Señor, por indultar mi hipocresía y doblez, por esa apariencia que con tanto esmero cuido, pero que sé en el fondo no es más que engaño a mí mismo. Gracias, Señor, por disculpar esos labios que no sonrieron, por esa palabra que callé y esas manos que no tendí y esa mirada que desvié, esos oídos que no presté, esa verdad que omití y ese corazón que no amé. Gracias, Señor, por esa protección con que siempre me has preferido y te suplico muy encarecidamente por tu amor, disculpes mi silencio y cobardía. Gracias, Señor, por todos lo que no te dan gracias, por los que no imploran de tu ayuda y por los que no te piden perdón, no abandones las obras de tus manos, y que llenes mi vida de esperanza y generosidad. Sr. Hágase tu voluntad y no la mía."

#HeraldoDigital; ¿Cómo sonreír en medio del sufrimiento? (Pt II)

Blog Palabras del Corazón de nuestros Pastores inspiradas por Dios

En nuestras reflexiones desde el púlpito hemos analizado que el Apóstol Pedro decide responder a la pregunta del epígrafe esbozando siete (7) herramientas básicas. Son principios de fe que nos permiten reír en medio del dolor y mantener las fuerzas necesarias para hacerle frente a las injusticias que trae la vida. Hemos aprendido que los primeros 9 versos de ese primer capítulo de su carta nos revelan esas herramientas, o principios.

La reflexión anterior nos permitió comenzar el análisis de 1 Ped 1:1-9. En esa reflexión esbozamos los primeros cinco (5) de estos principios. Estos son:

  • El primero de ellos es que no hemos sido arrojados en este planeta sin propósito para nuestra existencia. (vs 2)
  • El segundo principio esbozado por Pedro es que tenemos una esperanza viva, que nos hicieron renacer para una esperanza viva (vs3).
  • El tercer principio que Pedro nos regala es que poseemos una herencia reservada…

Ver la entrada original 1.820 palabras más